Cuidado de heridas

/Cuidado de heridas
Cuidado de heridas2019-05-10T09:35:35+02:00

Valoración del paciente y de la herida

En esta sección encontrarás contenido relacionado con el cuidado de las heridas que ha sido desarrollado por profesionales sanitarios con amplia experiencia. Hablaremos acerca de los factores que pueden afectar la cicatrización, cómo prevenirlos y otras cuestiones relevantes para tu práctica clínica diaria.

Cuando valore a un paciente y realice el informe, asegúrese de anotar lo siguiente:

Valoración del paciente
  • Historía clínica completa como diabetes, enfermedades vasculares, sistema inmunológico comprometido, transtornos deltejido conectivo y alergias.
  • Medicación
  • Estado nutricional
  • Estilo de vida, por ejemplo hábitos de consumo de tabaco y alcohol o movilidad reducida
  • Problemas psicológicos
  • Calidad de vida
Valoración de la herida
  • El diagnóstico de la causa subyacente es una parte esencial de la evaluación de la herida, y sólo puede tratar la herida cuando la etiología se haya determinado.
  • También será necesario evaluar el lecho de la herida y la piel circundante.
  • Después de realizar estas evaluaciones, usted puede seleccionar el mejor apósito.

Registro de la herida

Cuando evalúe y realice el informe de una herida, tendrá que anotar lo siguiente:

Ubicación, tamaño y tipo de herida

Características del lecho de la herida,

como tejido necrótico, tejido de granulación e infección

Olor y exudado

(ninguno, bajo, moderado, alto)

Condición de la piel circundante

(normal, edematosa, blanca, brillante, cálida, roja, seca, escamosa, delgada)

Signos clínicos de infección de heridas

(retraso en la cicatrización olor, lor, tejido de granulación anormal, aumento del dolor de la herida y/o exudado excesivo)

Dolor de la herida

(ubicación del dolor, duración del dolor, intensidad del dolor,
nociceptivo o neuropático)

Si una herida presenta tejido muerto (necrótico), es un signo de que la herida no está cicatrizando normalmente.

La piel alrededor de una úlcera es vulnerable. Esto puede asociarse con la edad, la enfermedad subyacente, o la exposición de la piel a los exudados de la herida o a los adhesivos de los apósitos.

Independientemente de si el exudado de la herida es leve, moderado o abundante, la absorción superior y el control eficaz del exudado son esenciales para una cicatrización óptima.

Todas las heridas contienen bacterias, incluso las heridas que están cicatrizando normalmente. Pero si aumenta la carga bacteriana, se puede infectar la herida y retrasarse la cicatrización.

Los estudios demuestran que más del 80% de los pacientes con heridas crónicas sienten dolor constante y la mitad de ellos definen el dolor como moderado a severo.

Artículos Cuidado de las heridas

2405, 2019

La conformabilidad de los apósitos, ¿Verdad o mito?

By |24-05-2019|Categories: Cuidado de la herida|Comentarios desactivados en La conformabilidad de los apósitos, ¿Verdad o mito?

En el post anterior, cuando hablamos de los espacios muertos se introdujo el concepto de conformabilidad. Si buscamos el término conformable en el diccionario de la RAE vemos que es una palabra no registrada, se trata de un término anglosajón que hace referencia a la propiedad de un material que determina su moldeabilidad. Cuando utilizamos el término conformabilidad en el ámbito del cuidado de las heridas nos referimos a la capacidad de adaptación, de modelación, que tiene un apósito para contactar de forma íntima con la superficie de la lesión. Así garantizamos la cobertura total para evitar la aparición de espacios muertos y las consecuencias negativas que de ello se derivan. Diferentes autores han descrito los beneficios que la conformabilidad [...]

2204, 2019

La Gestión del Espacio Muerto: Crítico en la Cicatrización de las Heridas

By |22-04-2019|Categories: Cuidado de la herida|Comentarios desactivados en La Gestión del Espacio Muerto: Crítico en la Cicatrización de las Heridas

¿Has oído hablar alguna vez de los espacios muertos en las heridas? Cuando hablamos de espacios muertos estamos haciendo referencia al vacío que puede existir entre el lecho de la herida y el apósito que estemos utilizando para cubrir la lesión. Para evitar la formación de esas zonas de no contacto, o espacios muertos, debemos asegurarnos de que el apósito que utilicemos tenga la capacidad de cubrir íntimamente el lecho irregular de la herida. Que se produzcan estos espacios en las heridas puede tener serias consecuencias en la cicatrización debido a la gestión ineficaz del exudado.   Espacios muertos: un elemento muy vivo y determinante en el proceso de cicatrización Los espacios muertos juegan un papel determinante en el proceso de cicatrización hasta el [...]

Ayúdanos a valorar este artículo
[Total:26    Promedio:3.5/5]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies