La empatía con el paciente que sufre dolor: fundamental en la consulta.

          • El trato cercano y el uso de la empatía son fundamentales siempre, y más cuando se trata a un paciente con dolor.
          • El dolor es física y psicológicamente estresante para los pacientes, por ese motivo, en este post nos centramos en la forma de actuar para acompañar y entender al paciente.

El dolor, sobre todo cuando es crónico, afecta a muchos aspectos y puede reducir la calidad de vida de la persona que lo sufre. Cuando un paciente acude a un centro de salud  para una cura, por ejemplo, es fundamental centrarse en que se sienta bien y en aplicar la empatía en enfermería durante la cura.

En el estudio realizado por varios profesores de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Castilla-La Mancha, y publicado en la revista Nure, se comprobó que a medida que aumenta la experiencia clínica de los estudiantes en contextos reales y complejos, se produce un descenso en la empatía. Es decir, los estudiantes son más empáticos en los primeros años y posteriormente, en los últimos cursos, se centran más en la tecnología y en las tareas, en detrimento de las relaciones con el paciente. En este sentido, cabe destacar como causas las siguientes:

          • Cambio del idealismo al realismo.
          • Aumento de las responsabilidades.
          • Mayor carga de trabajo.
          • Incremento de la exigencia de destreza tecnológica.
          • Temor a cometer errores.
          • Presión para completar tareas en tiempo limitado.

En relación con lo anterior, tal y como hemos comentado, otro factor que afecta de forma negativa a la atención que se le da al paciente es la sobrecarga de trabajo. De hecho según el informe Análisis de la situación de los enfermeros, enfermeras, matronas y fisioterapeutas en los centros sanitarios del país, elaborado por SATSE, las enfermeras y enfermeros que trabajan en los centros de salud españoles tienen una población asignada que llega hasta las 1.900 personas para cada una de ellas y ellos.

Es fundamental evitar que la relación con los pacientes se deteriore con el paso del tiempo o debido a un exceso de trabajo, por ese motivo, a continuación, te proponemos varias técnicas que pueden ayudarte a generar empatía con el paciente, a que se relaje y a que sienta menos dolor.

Muestra empatía hacia el paciente

La empatía se puede definir como la capacidad de entender las emociones de otra persona y hacerlo evidente, ya sea de forma verbal o no verbal.

El dolor es algo muy subjetivo, por lo que es necesario entender que cada uno lo sentimos de forma diferente. Para poder comprender a tu paciente utiliza la empatía en enfermería siguiendo las siguientes pautas:

          • Hazle preguntas a tu paciente interesándote por su estado de salud y por su dolor. Realiza preguntas sencillas como: ¿Dónde le duele?, ¿Desde cuándo?, ¿Cómo es el dolor?
          • Mira a los ojos a tu paciente cuando habla y muestra atención, es importante que se sienta escuchado y bien atendido para que se relaje y se cree un vínculo con él.
          • Si tu paciente te pregunta algo, no utilices términos demasiado técnicos, habla con un lenguaje claro y fácil de entender.
          • Llama al paciente por su nombre, es una forma sencilla de conseguir un trato más cercano.
          • Responde a sus preguntas y a sus inquietudes con tranquilidad y sin interrumpirle cuando habla.

Presta atención al entorno

No solo es importante el trato al paciente, también el lugar en el que se desarrolla. En el caso de las úlceras crónicas, por ejemplo, cuando una persona acude a las curas es fundamental crear un entorno que tranquilice, puesto que se suele tratar de curas dolorosas. Para conseguirlo, puedes hacer lo siguiente:

          • Crea un entorno limpio y acogedor. Ordena el lugar en el que vas a atender al paciente y crea un espacio que sea agradable. Utiliza objetos de madera, cuadros o elementos decorativos de colores cálidos (marrones, amarillos, rojos), por ejemplo.
          • Evita ruidos e interrupciones durante la cura. Busca un lugar tranquilo en el que nadie interrumpa, pausa las notificaciones del ordenador y apaga el móvil para evitar distracciones.
          • Utiliza una música tranquila y relajante. Se ha demostrado que la música ayuda a reducir el estrés y contribuye a la relajación. Sin embargo, no vale cualquier tipo de música, sino que es importante evitar ritmos rápidos. Por ejemplo, puedes utilizar a Mozart.
          • Elige una luz natural y suave. Utiliza cortinas para que entre la luz natural pero no moleste. En el caso en que no tengas luz natural, puedes optar por luz artificial y escoger un color más amarillo en la bombilla en lugar de blanco.
          • Mantén una temperatura agradable. Tanto en verano como en invierno es fundamental que no haga ni mucho calor ni mucho frío.

Actúa de forma que reduzcas el dolor

Durante una cura es esencial que tu paciente no sienta más dolor del que ya tiene, por lo que puedes hacer lo siguiente:

          • Evita movimientos bruscos e innecesarios.
          • Coloca al paciente en una posición en la que se sienta cómodo y tenga menos dolor.
          • Habla con tu paciente con un tono de voz suave y pausado sobre diferentes temas, de esta forma, focalizará su atención fuera del dolor.

Ayuda a tu paciente a pensar de forma positiva

No dejes que se frustre, muéstrale los avances que ha realizado, lo que ha conseguido por pequeño que sea, para que vea su progreso y se motive a seguir avanzando cada día en la cura de su herida.

Reduce el estrés y la ansiedad

Algunas de las consecuencias más comunes del dolor crónico son el estrés y la ansiedad. De hecho, existen diversos estudios que demuestran que el estrés puede retrasar la cicatrización de las heridas.

Cuando los pacientes acuden al centro de salud con dolor, puedes ayudarles a reducir el estrés y la ansiedad explicándoles cómo pueden respirar para relajarse o realizar ciertos ejercicios que ayuden a relajarse.

La empatía en enfermería es una parte esencial del día a día para que los pacientes que tienen dolor se puedan sentir entendidos y aliviados. En definitiva, se trata de transmitirle al paciente: “Me importa lo que te pasa, puedo ayudarte e intentaré ver las cosas como las ves tú”.

Ayúdanos a valorar este artículo
[Total:6    Promedio:4.7/5]
By |2019-02-23T13:02:54+02:0018-02-2019|Consejos Enfermería|Comentarios desactivados en La empatía con el paciente que sufre dolor: fundamental en la consulta.

About the Author:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares