El desbridamiento, un paso clave para la cicatrización de las úlceras vasculares

Para abordar el tratamiento de desbridamiento al paciente con Ulceras Vasculares partiremos de la siguiente premisa  “No estamos curando una úlcera que padece un individuo, si no que estamos cuidando a un persona  que padece una úlcera”  por tanto nuestra valoración antes de abordar el tratamiento tiene que ser una valoración integral de la persona y una valoración local de la úlcera.

La estrategia terapéutica mas eficaz en el tratamiento de las ulceras en las piernas es la aquella que incide y trata su etiología, como ya  dejamos muy claro en el primer blog la importancia de conocer la causa que está produciendo la lesión, clasificar y diferenciar estas heridas para abordar con éxito el tratamiento de las mismas.

Dentro de la estrategia terapéutica local de la herida buscaremos factores que sean capaces de impulsar la cicatrización de la herida basándonos en el concepto “preparación del lecho de la herida” este es un concepto dinámico que se adapta a las necesidades de la lesión y al proceso de cicatrización.desbordamiento imagen 1

El profesor Falanga es quien introduce esta concepto basándose en el esquema TIME . La European Wound Management Association (EWMA) propone que el acrónimo TIME se utilice como un esquema dinámico que  conste de estos cuatro pasos clave.

El desbridamiento es el primer paso para conseguir la cicatrización, sin un buen desbridamiento no podrán desarrollarse las fases de granulación y epitelización.

¿En qué consiste el desbridamiento?

En la retirada de tejido desvitalizado y necrótico que nos dificulta la cicatrización de una herida.

El tejido necrótico esta formado por colágeno, fibrina y elastina, dificulta el proceso de cicatrización formando una barrera física, inhibiendo el proceso de inflamación de la úlcera, produce obstrucción mecánica en la retracción de los bordes de la herida y favorece el desarrollo de bacterias.

En las úlceras vasculares es más frecuente encontrarnos tejido no viable en forma de esfacelo, fibrina o biofilm, todos ellos son tejidos que dificultan la cicatrización y tendremos que desbridar.

 


Diferentes tipos de desbridamiento

  • Quirúrgico : Se realiza en Quirófano.
  • Cortante: Se realiza por planos en varias fases.
  • Enzimático : Se realiza con productos enzimáticos.
  • Autoliticos: Basado en principio de cura en ambiente húmedo.
  • Osmótico : Basado en el intercambio de fluidos de distintas densidades.
  • Mecánico : Es muy traumático, no se usa.
  • Biológico: Terapia larval.

¿Cuál de estos desbridamientos aplicaremos para retira el tejido desvitalizado en la úlceras vasculares?, elegiremos el adecuado a las condiciones de cada lesión, del estado de la persona y del entorno de cuidados. No necesariamente tenemos que elegir uno sino que podemos mezclarlos e incluso alternarlos.

Antes de decidirnos por un tipo de desbridamiento en una úlcera vascular tenemos que recordar que el dolor suele estar presente en muchas de estas lesiones y por tanto debemos evitar aquel tipo de desbridamiento que acentúen este dolor como es el quirúrgico o  cortante salvo que se realice con anestesia.

Las úlceras venosas crónicas con frecuencia presentan biofilm que requieren para su eliminación un desbridamiento cortante o quirúrgico con anestesia, además de la utilización de apósitos adecuados que eviten que estas colonias de bacterias se reorganicen retrasando de nuevo la curación de la lesión.

Aunque pueda parecer sencillo identificar el tejido desvitalizado en las úlceras vasculares y elegir uno de los desbridamientos mencionados no lo es , no es fácil diferenciar el biofilm del tejido fibrinoso y nos resulta frustrante ver como el tejido que has retirado un día se ha vuelto a formar al día siguiente.

En las úlceras vasculares el abordaje del desbridamiento no será igual para todas ellas , además de tener en cuenta la persona y su entorno, tenemos que tener presente que si la úlcera es de origen arterial tenemos que evitar exacerbar el dolor, mantendremos una cura seca y hasta que no se realice una revascularización de  la extremidad conviene no desbridar ,salvo que haya signos de infección .

El ámbito donde vayamos a realizar esta técnica es fundamental a la hora de elegir el procedimiento, por todos es conocido las dificultades que podemos tener para realizar un desbridamiento en un domicilio, por condiciones de asepsia, posibles complicaciones como hemorragia….

En muchas ocasiones estos aspectos mencionados nos decidirán por un desbridamiento u otro eligiendo no el más rápido sino el más seguro para el paciente y en ocasiones combinando varios de ellos.

Siendo el desbridamiento un paso clave para conseguir la curación de las úlceras vasculares sigue siendo un reto terapéutico para cada uno de nosotros.

Consultas :

http://www.woundsinternational.com

https://www.aeev.net

https://books.google.es úlceras vasculares josep marine-lo.

menos dias con heridas

Ayúdanos a valorar este artículo
[Total:149    Promedio:3.1/5]
By |2017-07-21T11:30:25+01:0022-05-2017|Artículos, Úlceras vasculares|2 Comments

About the Author:

Edurne Berrade Zubiri
Diplomada en enfermería por la Universidad de Navarra. Diplomada en Enfermería de la empresa en la Universidad de Navarra. Diplomada en Sanidad.

2 Comments

  1. Joaquina 25 mayo, 2017 at 12:30 pm - Reply

    Un artículo muy interesante……

  2. […] El olor desagradable se relaciona con crecimiento bacteriano o infección, este olor también puede estar presente por tejido necrótico en la fase de desbridamiento. […]

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies