Abordaje de la infección en heridas crónicas de la extremidad inferior

En el artículo de hoy comentaremos la infección en heridas crónicas de la extremidad inferior. La piel constituye nuestra cubierta externa, hace la función de barrera protectora entre nuestro cuerpo y el medio ambiente. Cuando se rompe la continuidad de la piel se pierde esta barrera protectora y se deja una puerta abierta de entrada de gérmenes, que si no controlamos adecuadamente puede llevarnos a una grave complicación como es la INFECCIÓN.

La infección en heridas crónicas no sólo puede llegar a ser una grave complicación, si no que también es la complicación más frecuente de la úlcera en la extremidad inferior, contribuyendo directamente a su cronicidad.

Existe una relación estrecha entre la infección, la isquemia y la inflamación, tres situaciones que perjudican la cicatrización de la herida y que se dan en la úlceras de extremidad inferior.

Las heridas crónicas se caracterizan por tener gran contenido bacteriano, presencia de una o más cepas bacterianas, tendencia a albergar microorganismos farmacorresistentes y por la presencia de biofilm (comunidades microbianas muy organizadas que se alojan en el interior de una matriz extracelular protectora sintetizada por las propias bacterias).

Todas las úlcera crónicas acaban con el tiempo y de manera irremediable siendo invadidas por microorganismos que forman parte de la microbiota de la piel perilesional como el Staphylococcus aureus o el Streptococcus pyogenes y con el tiempo estas heridas pueden  ser invadidas por microorganismos procedentes de cualquier otra fuente.

¿Qué es la infección?

La infección es el resultado de las interacciones dinámicas que ocurren entre un huésped, un patógeno potencial y el entorno. Se produce cuando los microorganismos consiguen superar con éxito las estrategias de defensa del huésped y sus resultados son un conjunto de cambios nocivos para el huésped.

La infección es un continuum dinámico que va desde la contaminación, colonización, colonización crítica y hasta la infección.

La simple presencia de bacterias o cualquier otro agente patógeno se denomina CONTAMINACIÓN, la presencia de estos gérmenes no influye en la adecuada evolución de la herida. El siguiente paso es la COLONIZACIÓN, el lecho ulceroso es rico en proteínas y otras sustancias nutritivas que constituyen un buen caldo para que las bacterias se reproduzcan y proliferen en el lecho de la herida sin causar daños que interfieran en el proceso de cicatrización. El siguiente paso es la COLONIZACIÓN CRÍTICA, un concepto novedoso que se sitúa  entre la colonización y la infección en el que  se produce un aumento de la carga bacteriana, no hay signos clásicos de infección, pero se da un estancamiento en la evolución del proceso de cicatrización sin causa aparente. El último paso será la INFECCIÓN, que consiste en la invasión tisular de las bacterias desencadenando una respuesta de los tejidos que da lugar a la aparición de los clásicos signos inflamatorios locales de Dolor, Rubor, Tumefacción y Calor, acompañados o no de otros signos como secreción purulenta, mal olor, fragilidad en el tejido de granulación y retraso en la cicatrización, pudiendo aparecer también manifestaciones clínicas sistémicas como la fiebre.

Infección en heridas

La multiplicación bacteriana se valora en Unidades Formadoras de Colonias (UFC ) por gr-mlInfección en heridas

Infección en heridas

Infección en heridas

Úlcera con signos locales de infección.

 

 

Una vez que ya comprendemos la dinámica de la infección en heridas, conocemos los signos locales y los sistémicos, junto con las posibles complicaciones y la transcendencia en la cicatrización de las úlceras de extremidad inferior, pasaremos al diagnóstico de la infección.

¿Cómo diagnosticamos la infección en heridas?

En la valoración de todas las heridas siempre estaremos vigilantes para identificar cualquiera de los signos clínicos mencionados anteriormente que nos puedan hacer pensar que tenemos una colonización crítica o una infección, sin embargo para llegar a un diagnóstico de certeza con la máxima objetividad debemos recoger una muestra para que en el laboratorio no solo certifiquen que existe infección, sino para que también identifiquen el microorganismo causante y nos aporten un antibiograma que nos facilite la toma de decisiones en el abordaje del tratamiento.

¿Tomaremos una muestra solo cuando tenemos signos clínicos de infección? No, también está indicado tomar un cultivo de aquellas úlceras que sin signos claros de infección presentan un estancamiento en la evolución del proceso de cicatrización, ya que puede presentar una colonización crítica que precise de tratamiento antibiótico oral y apósitos antimicrobianos.

Formas para la recogida de muestras

Link de interés: https://es.slideshare.net/lopezcasanova/normas-basicas-para-la-obtencion-de-una-muestra-de-exudado-de-una-ulcera-por-presion-y-otras-heridas-cronicas

Una vez que ya tengamos demostrada la infección en heridas por alguno de los métodos mencionados, trataremos la infección por vía sistémica en función del antibiograma con los antibióticos adecuados, asociados al tratamiento local con apósitos antimicrobianos y en algunos casos de úlceras vasculares la aplicación de antisépticos nos ayudará a controlar la infección, aunque su uso genera una gran controversia tanto por su efectividad como por su potencial toxicidad.

En cuanto al uso de antibióticos locales en úlceras de extremidades inferiores infectadas no se ha demostrado que sean eficaces controlando la infección.

Comprender el continuum dinámico en la infección en heridas pasando desde la contaminación hasta la infección, introduciendo un estadio más entre la colonización y la infección que es LA COLONIZACIÓN CRITICA, detectar e identificar precozmente los signos que nos hagan sospechar alguna de estas alteraciones nos ayudará a tomar decisiones para su diagnóstico certero, nos evitará complicaciones y nos permitirá elegir las opciones terapéuticas mas idóneas en cada caso.

Consultas:

aeev.net: Identificación de los criterios de infección en heridas. EWMA Documento de posicionamiento.

www.Gneaupp.es

Ulceras en la extremidad inferior.  Jousep Marine-lo Roura 2º Edición 2011

https://www.aeev.net/guias.php

gneaupp.info: Tratamiento de la infección en heridas. EWMA Documento de posicionamiento

 

Ayúdanos a valorar este artículo
[Total:30    Promedio:3.9/5]
By |2019-04-23T17:52:26+02:0003-10-2017|Artículos, Úlceras vasculares|0 Comments

About the Author:

Edurne Berrade Zubiri
Diplomada en enfermería por la Universidad de Navarra. Diplomada en Enfermería de la empresa en la Universidad de Navarra. Diplomada en Sanidad.

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Shares