Prevención del pie diabético: Medidas a tomar

prevencion del pie diabetico

Establecer una adecuada prevención en los pacientes con diabetes es extremadamente importante para evitar, controlar y minimizar la aparición de pie diabético y, por ende, sus complicaciones.

La presencia de pie diabético es la complicación más grave y costosa entre todas las que la Diabetes Mellitus desencadena. La existencia de una ulceración puede ser en muchos casos, el principio de una amputación mayor o menor con las consecuencias que esto implica.

Programa de prevención del pie diabético

Esta demostrado que con un programa de prevención bien implementado, se puede reducir en un 49-85% los índices de amputación.

Sin duda alguna: Prescribir prevención en pacientes con diabetes, tendría que ser la primera opción terapéutica que deberíamos firmar y sellar, para evitar el pie diabético.

Lo primero que debemos conseguir es hacer entender al paciente con diabetes (siempre sin ser alarmistas) la severidad de su enfermedad, lo importante que es un buen control de la misma y las consecuencias que pueden desencadenarse, si se empieza a banalizar el diagnóstico de una Diabetes Mellitus.

No todas las personas con Diabetes Mellitus tienen el mismo riesgo de sufrir pie diabético, siendo los factores de mayor riesgo la presencia de:

  • Neuropatía periférica.
  • Deformidades en el pie (Juanetes, dedos en garra, presencia de prominencias óseas, uñas encarnadas, etc.)
  • Enfermedad vascular periférica.
  • Antecedentes de lesión / ulceración o amputación previas.

Sin olvidar, que también tenemos otros factores a controlar en pacientes con diabetes, debido a que su presencia sumados a los citados anteriormente, pueden multiplicar por cuatro la posibilidad de desarrollar algún tipo de lesión y por tanto un pie diabético como:

  • Presentar más de 10 años de evolución de su diabetes con mal control metabólico (glucemias altas de forma persistente).
  • Malos hábitos higiénicos de sus pies.
  • Uso de calzados inadecuado.
  • Tabaquismo.
  • Obesidad.
  • Hipertensión.

Todos tenemos claro a estas alturas, que para poder controlar el pie diabético es imprescindible su abordaje desde un equipo multidisciplinar, donde el propio paciente con diabetes es uno más del equipo, ya que, sino conseguimos que el paciente diabético se implique en su enfermedad y en el control de la misma, me atrevo asegurar, que el pronóstico del pie diabético no será el más óptimo.

Los profesionales de la salud, debemos instruir a nuestros pacientes diabéticos (de forma clara, entendible e individualizada) mejorando su capacidad de control, enseñándoles a identificar los posibles problemas que pueden tener en el pie y motivándoles para que tengan una colaboración activa en su prevención.

Pasos adecuados a seguir

Para ello debemos entrenar sus habilidades e instruirles en los pasos adecuados a seguir, como por ejemplo:

  • Que cuidados básicos pueden llevar a cabo en casa y como deben realizarlos.
  • Cuando deben acudir a la consulta.
  • Que deben hacer si observan que tienen una úlcera o si la úlcera que tienen empeora su evolución.
  • Cuales son los factores de riesgo que le perjudican.
  • Dentro de las opciones terapéuticas existentes, cuales son las más adecuadas para su úlcera.
  • Que deben hacer cuando se cierra la úlcera y, sobre todo, como evitar que vuelvan a tener otra.
  • Con que frecuencia deben acudir al podólogo para llevar un buen mantenimiento de sus pies.

Es nuestra la responsabilidad de enseñar a los pacientes con diabetes como debe realizarse el cuidado adecuado de su pie.

Otro parámetro que debemos tener en cuenta es que, en muchas ocasiones, cuando los pacientes salen de la consulta no recuerdan nada más que una pequeña porción de lo hablado. Por ello, es importante que esta formación la realicemos en varias sesiones y se la facilitemos por escrito.

La utilización de diferentes métodos como trípticos, fotografías, fantomas, etc. además de ayudarnos a dar la formación adecuado a pacientes pie diabético, también nos sirven para evaluar si el paciente con diabetes ha entendido el contenido de lo explicado, si está motivado para llevarlo a cabo y si tiene las habilidades adquiridas para su cuidado personal.

El grupo internacional de pie diabético nos define cuales son los puntos que deben abordarse a la hora de instruir a pacientes de alto riesgo a través de un plan de cuidado integral del pie que incluye:

  • Tratamiento por parte de profesionales especializados en el cuidado del pie (podólogos).
  • Calzadoterápia especializada y adecuadamente prescrita (no vale cualquier calzado).
  • Educación sanitaria del paciente.

MEDIDAS PREVENTIVAS A TOMAR POR EL PACIENTE EN RIESGO DE TENER PIE DIABÉTICO:

1. Control riguroso de la glucosa

2. No fumar

3. Inspección diaria de los pies

Es necesario que revise sus pies de forma diaria, bien directamente o mediante el uso de un espejo. Otra opción es que otra persona le revise los pies, en caso de que la persona con diabetes no pueda hacerlo o presente alteraciones de la vista.

Lo mejor es establecer siempre la misma pauta: revisar dorso del pie, examinar bien las zonas interdigitales y por último la planta del pie. De esta manera, podremos detectar cualquier variación en muestra piel o uñas de forma precoz.

4. Lavado periódico de los pies

Usar agua templada, a unos 37º. Comprobar la temperatura del agua antes de sumergir el pie con un termómetro o con el codo, para evitar quemaduras.

5. Secado cuidadoso

Con toalla fina, celulosa o papel higiénico, especialmente en las zonas interdigitales o en los pliegues cutáneos.

6. No utilizar productos irritantes

Como callicidas, alcohol, remedios caseros o cuchillas para quitar durezas y callos.

7. Hidratación diaria

Evitando las zonas interdigitales y los excesos de cremas que pudieran causar el desarrollo de hongos en los pies.

8. Cortar o limar las uñas en línea recta

Con tijera roma o alicate de punta recta.

9. Callos, durezas, uñas gruesas o curvadas

Deben ser retirados y controlados por su podólogo.

10. No andar descalzo ni en casa ni fuera de ella

Utilizar siempre calzado adecuado en base a cada terreno y circunstancia.

11. Inspeccionar el interior del calzado antes de ponérselo

Asegurarse con la mano que no hay ningún objeto dentro del calzado que pueda lesionar o desencadenar una úlcera.

12. Realice cambio diario de calcetines

Procurando comprar calcetines sin costuras internas o póngaselos con las costuras hacia fuera (del revés), para evitar rozaduras. Use tejidos naturales tipo algodón, hilo o lana.

13. No llevar zapatos apretados

Usar calzado cómodo, con puntera redondeada, ancho en el antepié (que respete el ancho de nuestro pie), dorso flexible, con tacón ancho de unos 2-3 cm y suelas te material resistente con un buen cambrillón y adecuados refuerzos, que nos ayuden a camina.

Salvo algunas excepciones y siempre mediante prescripción de su podólogo, el calzado no se debe poder doblar como si se tratase de una bayeta.

14. No use mantas eléctricas, calentadores, bolsas de agua caliente

Podría quemarse.

DEBERÁ DE ACUDIR A UN PROFESIONAL SANITARIO PARA INSPECCIÓN PERIÓDICA DE SUS PIES, EN BASE A SU ESCALA DE PIE DE RIESGO

Indicar al paciente de debe acudir a su médico o podólogo de referencia ante cualquier lesión, ampolla, corte, grieta, fisura, mancha oscura debajo de una dureza, etc.

Un diagnóstico precoz es muy importante. Si un profesional de la salud observa una úlcera o considera que tiene un pie de alto riesgo, además de controlarlo de forma más estrecha debe remitirlo a una unidad especializada para su valoración y guía terapéutica.

Un saludo,

Profª Dra. Almudena Cecilia-Matilla

PAGINAS DE CONSULTA:

http://iwgdf.org/guidelines/guidance-for-prevention-2015

www.coloplast.us/Global/US/Wound%20Care/Diabetic%20Foot%20Ulcers%20Quickguide_M4007N.pdf

http://www.guiasalud.es/egpc/diabetes_tipo1/herramientas/recomendaciones.html?current=two

1 comentario en “Prevención del pie diabético: Medidas a tomar”

¿Es usted profesional sanitario? Escríbenos para conocer tus comentarios.

tres × cuatro =

La información a la que quiere acceder está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios. Su contenido ha sido desarrollado por expertos debidamente cualificados, con la intención de ofrecer dicho contenido a otros expertos y profesionales de la salud.

La información aquí contenida no supone en ningún caso un asesoramieto médico, sino una información sobre productos y servicios de la empresa destinada a ser leída por profesionales cualificados.

El uso indebido de cualquiera de los productos aquí referenciados puede causar perjuicios y un deterioro de la salud, si no se utilizan bajo supervisión clínica y de acuerdo con las directrices de uso del producto.

Para acceder a esta información tiene que marcar «Sí, soy un profesional sanitario», confirmando que es usted un profesional sanitario.

La información a la que quiere acceder está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios. Su contenido ha sido desarrollado por expertos debidamente cualificados, con la intención de ofrecer dicho contenido a otros expertos y profesionales de la salud.

La información aquí contenida no supone en ningún caso un asesoramieto médico, sino una información sobre productos y servicios de la empresa destinada a ser leída por profesionales cualificados.

El uso indebido de cualquiera de los productos aquí referenciados puede causar perjuicios y un deterioro de la salud, si no se utilizan bajo supervisión clínica y de acuerdo con las directrices de uso del producto.

Para acceder a esta información tiene que marcar «Sí, soy un profesional sanitario», confirmando que es usted un profesional sanitario.